Pintura imantada

Se acabó utilizar clavos, chinchetas o cinta adhesiva para colgar fotos y otras cosas en la pared. Gracias a la pintura imantada ya no hará falta hacer agujeros poco estéticos en la pared o arrancar la pintura por culpa de la cinta adhesiva. En Jana Pinturas, de Pamplona, son auténticos profesionales en aplicar pintura imantada. Con ellos vamos a daros a conocer su utilidad, su funcionamiento y cómo se aplica.

Santi 02/09/2016 cómo pintar , tipos de pintura , Jana Pinturas

Con la pintura imantada todo será más fácil. Imagina cubrir con ella toda una pared y poder colgar fotos, notas o anuncios sin necesidad de estropear la pared. Podrás cambiar lo que quieras solo moviendo los imanes, como si se tratase de una nevera: su funcionamiento es muy parecido. Tampoco es necesario poner una pizarra y tener que agujerear la pared y sacarle el polvo cada semana, entre otras cosas. En resumen: tienes una pared recién pintada y con una utilidad más allá de hacer de frontera con otra habitación.

¿De qué está hecha la pintura imantada?

Antes de decir qué contiene este tipo de pintura hay que dejar claro lo que no tiene. Este tipo de pintura no contiene ni plomo ni material inflamable, por lo que se puede aplicar en cualquier zona de la casa, centro médico, escolar, etc. ya que no afectará ni a los equipos informáticos ni a aparatos tan vitales como puede ser un simple marcapasos.

La pintura imantada no es magnética exactamente. Está hecha con resina de acrilato, que contiene pequeñas partículas metálicas que cumplirán la función de atraer los imanes, al igual que una nevera, como ya se ha comentado.

Es precisamente por su composición que este tipo de pintura debe removerse bien antes de usarla, para asegurarse de esta manera de que las partículas metálicas quedan bien repartidas en la mezcla.

Aplicación

Ya conocemos cómo es la pintura y por qué atrae a los imanes. Ahora, el siguiente paso: su aplicación. No es nada del otro mundo. Antes de pintar con ella, hay que asegurarse –como con cualquier tipo de pintura– de que la pared esté limpia y libre de grasa y polvo. Si la superficie es muy absorbente y se cree conveniente, se le puede aplicar antes una capa de imprimación.

Para que podamos tener una idea de la cantidad de pintura necesaria, una aproximación sería que por cada seis metros cuadrados de superficie, se necesitará un litro de pintura imantada. Pero para una buena adherencia es necesario tres capas de este tipo de pintura. Entonces, para que el trabajo quede bien, cada litro de pintura cubrirá dos metros cuadrados de pared, pero en tres capas.

Otro punto a tener en cuenta es el tiempo de espera entre aplicar una capa y otra. Se recomienda que se deje esperar unas cuatro horas entre una capa y otra. Este tiempo puede variar, ya que dependerá del estado de la pintura, que se secará más o menos rápido dependiendo de factores como la temperatura o la humedad del ambiente. Por eso es mejor contratar a profesionales que te apliquen esta pintura para asegurarse de que cumplirá la función de imantado. Sino, ya sabemos que lo barato sale caro.

Una vez aplicadas las tres capas, falta un último paso que se deberá hacer 24 horas después de haber aplicado la tercera capa. Como la este tipo de pintura solo se comercializa en color gris oscuro, muchos optan por empapelar la pared –con un papel no muy grueso, ya que puede hacer que la pintura pierda el efecto de atraer los imanes– o bien darle una capa de pintura del color que uno desee y así tapar el color gris.

Ahora ya conoces qué es la pintura imantada y su funcionamiento. Si te gusta y quieres aplicarla en alguna pared puedes consultar el perfil de Jana Pinturas y visitar su web y fotos de sus trabajos. También puedes contactar con ellos o, si no trabajan en tu zona, puedes solicitar presupuesto en el botón que hay al final del artículo y te buscaremos pintores por tu zona.

¿No sabes a quién elegir? ¡Te ayudamos a encontrar al pintor que necesitas!

También puedes llamarnos al 931 937 854 y te ayudaremos en tu proyecto de pintura.