Cómo pintar una fachada

Mucha gente se atreve con la pintura. Como ya hemos contado en alguna ocasión, parece algo fácil, pero esconde algunas dificultades en las que los no-profesionales no solemos pensar. Al pintar una fachada o una pared exterior, además, hay dificultades añadidas que no encontraremos, por ejemplo, al pintar una habitación o al pintar puertas. Las condiciones climatológicas y el material que forma la pared van a condicionar los productos a usar o el momento de pintar para evitar una degradación rápida de la superficie.

Puede parecer algo sin importancia, pero al invertir en la rehabilitación de fachadas debemos tener todos estos factores en cuenta para que el dinero invertido nos dure el máximo tiempo posible. Si pintamos el exterior de un edificio con la pintura que no toca, por ejemplo, podemos tener que volver a pintar al cabo de pocos años. Entonces, lo que nos habremos ahorrado para en el primer pintado, lo perderemos al tener que volver a pintar al poco tiempo… Este es un claro ejemplo de que lo barato puede salir caro.

Quique, COO de Pintorist 25/05/2015 Pintar fachadas , pintar exteriores

También hay que tener en cuenta el momento en el que se pinta. No es bueno pintar con lluvia, viento o calor fuerte ya que nuestro trabajo no tendría los mismos resultados que al hacerlo con condiciones óptimas. En el caso de que haga mucho calor se acelera el secado de la pintura, lo que puede alterar el rendimiento del producto aplicado. Por lo tanto, es aconsejable evitar hacer este tipo de trabajos en verano. Además, en el resto del año es habitual poder encontrar los precios de los pintores más competitivos.

Una vez seleccionado el material a usar 
(habrá que escoger bien el tipo de revestimiento de fachadas a usar) y el momento de pintar, es importante tapar todo lo que no se deba pintar. Puede parecer una pérdida de tiempo, pero se pierde mucho más el tiempo cuando no se tapa al tener que limpiarlo todo. Es habitual que, cuando se pinta, puedan caer gotas de pintura por cualquier parte, así que más vale prevenir que curar.

Para aplicar la pintura a la pared, hay varias técnicas recomendadas. Una de las más habituales consiste en empezar por la parte más alta de la pared. Se suele hacer una primera pasada horizontal con el rodillo para seguir con pasadas verticales. Se pinta toda la pared usando esta técnica para tener la primera capa. La segunda capa no debe aplicarse hasta que la primera se haya secado del todo. No vamos a dar un número de capas a aplicar porque depende mucho de los productos que se usen y de como esté la superficie a pintar, pero es evidente que cuantas más capas se den más protegida estará la pared.

Siempre aconsejamos confiar en un profesional para este tipo de trabajos, sobretodo si se trata de tu hogar. De todas formas, lo que contamos en este artículo puede ser útil tanto para los que contratarán a un pintor para pintar la fachada como para los que lo harán ellos mismos. También puedes pedirnos pintores especialistas en otras técnicas como el estuco o las tierras florentinas.

¿No sabes a quién elegir? ¡Te ayudamos a encontrar al pintor que necesitas!

También puedes llamarnos al 931 937 854 y te ayudaremos en tu proyecto de pintura.

Información de Cookies
Pintorist.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí, en la política de cookies.
Aceptar Cerrar Configurar